Archivo de la categoría: Trending Topic

Cierra el pico

@mmetafetan

Filóloga y correctora con hijoputismo congénito. Probablemente tenga mucho que decir de lo que dices, sobre todo cómo lo dices
flavors.me/madametafetan

Comer pensamientos

Que a @blairdk le suspenda la cuenta un imbécil durante unas horas, a nadie le preocupa; ahora, si desaparece la cuenta de @albertpelias, Twitter se convierte en la cofradía Jedi y siente una gran turbación en la fuerza.

El viernes por la noche todo el mundo estaba consternado con semejante ausencia, todo el mundo lo comentaba y yo no sabía muy bien qué había ocurrido. De esto que, mientras estás buscando en el timeline qué es lo que ha ocurrido, lees esa frase tan de funeral que es “siempre se van los mejores”. ¡¡¡¿¿¿QUÉ???!!! ¡Vamos, anda ya! Lo que me faltaba por leer, justo cuando averigüé qué es lo que había ocurrido. Derrida se revolvería en su tumba ante este relativismo intelectualoide.

Todo porque se le ocurrió hacer una gracieta a lo @masaenfurecida metiéndose con los canarios, un montón de gente se sintió ofendida, pidió “disculpas” y desapareció. Unos decían que le habían suspendido la cuenta y otros decían que la había cerrado él después de todo lo ocurrido, apoyándose en que, cuando Twitter suspende una cuenta, eso es lo que dice la pantalla si entras en ese usuario.

¿Y yo qué pienso? En el caso de que sea lo primero, no será la primera vez que se pide la suspensión de una cuenta por hacer apología de los desórdenes alimenticios o porque unas cuantas petardas se dedican a acosar a una compañera de clase. ¿Cuántos “report spam” se necesitan para hacerlo? Ni idea, la verdad, y si así ha sido, todos sabemos lo caro que puede resultar a veces hacer un chiste en Twitter, debido a la ausencia de rasgos suprasegmentales (entonación, gestos) y al incipiente analfabetismo funcional que padecen unos pocos. Te arriesgas incluso a que una tontería entre amigos sea magnificada por otro imbécil, que además te conoce pero que ha decidido olvidar lo que sabe de ti.

¿Y si es lo segundo? Si no eres capaz de asumir tus palabras, no las digas. Sí, tras leer el pésame antes citado me puse en plan profético para evitar dar más bola al asunto, por lo menos en lo que a mí me tocaba, mencionando a dicho tuitero. Quizá decir que es un cobarde es exagerado, pero si reaccionas así porque un montón de gente se te ha echado a la yugular es que te falta algo: no voy a aventurar el qué. La ventaja del texto escrito sobre el hablado es que tienes un tiempo para planear lo que vas a decir, para planear el modo, ya que te faltan esos rasgos que le dan expresividad a lo dicho, y más en Twitter, que lo tienes que ajustar a 140 caracteres. En todo ese proceso, ¿no te da tiempo a pensar en las posibles reacciones que puede haber?

Y luego resulta que yo soy una trol. Sí, lo soy: digo muchas cosas para picar a la gente pero la provocación siempre es controlada. Siempre sabes dónde hace daño, sabes aproximadamente las reacciones que va a haber y si no te sientes capaz de asumirlas, te callas y punto. Sí, yo me muerdo la lengua infinidad de veces porque sé la bola de nieve que hubiera podido generar si hubiera dicho alguna cosa. Alguien pensará que entonces yo también soy una cobarde. Puede. Pero me da igual si vivo más tranquila y sin crearme problemas absurdamente.

Etiquetado , , , , , ,

La muerte en los tiempos del Twitter

@ferdiazgil

Persona humana, dentro de lo que cabe.

Algún día

.

Hola, soy @ferdiazgil. Es probable que me recordéis de polladas como #TETAS y otras cosas en las que ahora mismo no caigo porque –huelga aclararlo– son menos importantes. Ah, bueno, y por hacer HAMIJOS de todo tipo de pelaje, pero eso no viene al caso, no mientras no pague a los de Otro blog sobre Twitter por publicar un segundo artículo. Porque vosotros pagáis, ¿no?

Advierto, antes de nada, de que a mí fascina Twitter, dicho sea de antemano. Me gustan sus infinitas posibilidades de interacción (troleos incluidos), de entretenimiento, de colaboración y, en cierta medida, de difusión y de concienciación. Y digo “en cierta medida” porque en la mitad de los casos, más que difundir y concienciar, Twitter confunde y aborrega.

El sábado por la noche me topé con el último ejemplo. Media España cenando y el periodista @trecet (Ramón Trecet, cuya expresión escrita dospuntocérica deja mucho que desear) soltó una bomba: Mike Oldfield podría haber fallecido. Como buen periodista, Trecet buscó confirmar tal noticia; como mal periodista, Trecet dio por bueno lo primero con lo que se topó. O lo primero que le envió @pepjuggler, no sabemos si con ganas de metérsela doblada a Trecet o no.

La pólvora prendió con facilidad, Mike Olfield llegó a Trending Topic y pronto Twitter reprodujo, una vez más, la ya clásica tipología de mensajes para circunstancias semejantes:

a) “Ha muerto Mike Oldfield. Qué pena / qué alegría / qué más da, si hace diez años que no saca nada decente”

[Tuit normal y corriente]

b) “¿Por qué es Mike Oldfield TT?, ¿se ha muerto?”

[Tuit aún más normal y corriente, propio de gente que uno, no sabe usar Twitter; dos, no sabe indagar en las causas de un TT; y tres, se queja del TT y/o lo engorda]

c) “¿Quién es Mike Oldfield?”;

[Tuit digno de los cenutrios que últimamente invaden Twitter]

Y todo vino, recordémoslo, de la tan prestigiosa como falsa agencia de noticias Global Associated Press, que se trata de una web que te publica la muerte de cualquier semoviente. Que lo mismo te fenece Mike Oldfield que David el Gnomo o tu amada bisabuelita, qué putada, con lo bien que le salía el arroz con leche.

Pero el borreguismo tuitero puede alcanzar notables cotas de estulticia. No sólo bastaba con creerse una noticia sin contrastarla y darle al RT con frenesí, pese a que ningún medio de comunicación se hiciera eco del rumor, sino que se esgrimió a la Wikipedia como fuente fiable, aduciendo que en ella –sólo en el artículo en castellano– Mike Oldfield sí se había quedado pajarito. Porque sí, porque la Wikipedia es la verdad absoluta y si en ella dice que mi pueblo es la capital del mundo, cuna de civilizaciones y hogar de millones de habitantes, yo me lo creo, faltaría más.

Conclusión: no os muráis en Twitter si sois famosos, que luego no hay quien se lo trague. Y si no sois famosos y no os morís, aprovechad y desarrollad pensamiento crítico, que dicen que es gratis. Como las #TETAS.

Etiquetado , , , , , , , , , ,