«Puedo dejar Twitter cuando quiera. Espera, que voy a mirar las menciones»

@chicageek

Analizo software, leo blogs, colecciono gadgets, me divierto con videojuegos y me río con The IT Crowd. Vamos, lo que se dice un geek, pero en versión chica 😉

ChicaGeek.com

Finaliza la semana y como de costumbre publicamos un cuestionario hecho a alguno de nuestros lectores. Hoy le ha tocado el turno a @chicageek. Su nick lo dice todo, una experta en el mundo 2.0 que además es muy simpática. Os recordamos que nos podéis hacer llegar vuestro cuestionario en la sección habilitada para ello. ¿A que esperáis? 😉

1. ¿Por qué escogiste tu nick?

Porque era el nombre de mi blog y estaba libre. Y porque me describe bien, creo 😛

2. En Twitter desde…

18 de diciembre de 2007. Creé la cuenta para probar, en el trabajo. Luego lo abandoné y no lo retomé más «en serio» hasta meses después.

3. Lo usas para…

Mantenerme informada, cotillear, compartir fotos, debatir, dialogar, patalear, protestar, comprar y vender… ¡de todo!

4. A Twitter le falta…

Filtros más potentes. Poder, por ejemplo, eliminar de mi TL todos los tuits con contenidos futboleros 😛

5. Y le sobra…

Faltas de ortografía y trolls.

6. Tu mejor recuerdo sobre Twitter:

No necesariamente un buen recuerdo, pero una de las cosas buenas que tiene Twitter es poder tratar a grandes empresas de tú a tú y conseguir cosas que de otra manera serían casi imposibles.

7. ¿Un momento desagradable que hayas pasado en Twitter?

No recuerdo ninguno en especial, casi todos los momentos que paso en Twitter son agradables. Para algo están el botón de bloqueo y la opción de «mutear» usuarios y hashtags 🙂

8. Un #hashtag:

Me reí mucho con #MeCaíEnUnaLancha xD

9. Un #ff:

Pues así, a bote pronto, un par: @JuanGomezJurado, a quien tengo muchas ganas de desvirtualizar, y @carlosrebato, porque él lo vale 🙂

10. ¿Qué es un gurú?

Alguien que se cree en posesión de la verdad absoluta. Me dan pena.

11. ¿Adicto a Twitter o puedes dejarlo cuando quieras?

Lo puedo dejar cuando quiera. Un momento, que voy a mirar mis menciones.

12. ¿Pagarías por usar Twitter?

Pues… depende de lo que costara xD (esto también responde a la pregunta anterior).

13. ¿Qué aplicación usas para tuitear?

En el trabajo, el plug-in de Echofon para Firefox. En casa, Echofon para Mac. Y en el móvil, Echofon para iOS. Y que conste que no tengo acciones de Echofon xD

14. El follow que más te gustaría conseguir:

Me flipó conseguir el de @depechemode, aunque sea su Community Manager 😛 Me gustaría mucho conseguir el de Kiefer Sutherland. Soy FAN de Jack Bauer 🙂

15. Déjanos tu tuit favorito:

Uff, no podría elegir sólo uno. Pero en general me gustan mucho los de @4Colors 🙂

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

El twitter y sus cagadas

@lykos8

Vivo en una habitación sin ventanas, toda blanca, en compañía de mi mejor amigo Rody. ¿Que dices Rody? ¿Que me dé cabezazos contra las paredes? Voy.

favstar.fm/Lykos8

«¿Soy o no soy?» Esta es la pregunta que siempre me hago al entrar a twitter (por suerte, siempre lo tengo abierto).

Para mí soy bueno a ratos, no tengo el mejor humor ni el peor: simplemente tengo twitter y los que crean que soy bueno me seguirán.

Muchos me han dicho que soy un tuitero poco seguido, que tengo un humor único. Yo opino que en la esquina de debajo de mi casa hay un manicomio precioso.

Tengo siguiéndome a gente que les salen los seguidores por el culo, y yo les sigo a ellos, pero no porque me sigan, sino porque me gustan sus tweets.

Hay infinidad de tuiteros: unos buenos, otros malos, otros que no sabemos que función tienen… Pero dentro de cada tuitero hay tweets buenos y tweets malos. Con esto llego a la concusión que no sólo he de clasificar los tuiteros, si no también los tweets. Para mi parecer existen tres mierdas:

  • La que huele bien: esta es la mejor, es cuando sueltas una cagada y te enorgulleces de ella. Y con esta obtienes RT’s y FAV’s
  • La que no huele: esta es la que solo para ti mismo huele bien. Con la que esperas tener millones de RT’s y FAV’s pero nadie le hace ni puto caso, porque no huele a nada, es como si no existiese.
  • La que huele mal: esta es la peor de todas, es la que la sueltas y cuando la vuelves a leer piensas «¿Por qué cojones he escrito esto?»

Con esto quiero decir que un tuitero con muchos seguidores no siempre es un tuitero bueno: tiene sus momentos buenos y sus momentos malos. Al igual que un tuitero con pocos seguidores no es siempre malo: tendrá tweets malos y tweets buenos. Los tweets son acordes a cada uno.

Yo empecé con twitter como un tuitero que huele mal (como la mayoría). Fui aprendiendo a usarlo mejor y hoy en día intento comentar solo lo más «ingenioso» o «gracioso» que se me ocurra. Hay tuiteros que después de años todavía se dedican al típico «Voy a cagar». Por supuesto esta clase de personas no suelen ser muy seguidas. Luego están otros tuiteros que no entiendo el por qué no les siguen más personas. Entre ellos están @WhitejockerM y @Jason_Voorhess. Estos dos especímenes han ido evolucionando cual pokémon en celo. Empecé a seguirlos cuando olían mal y hoy por hoy quieres ir detrás de ellos sólo por oler las cagadas que sueltan. Siguen sin ser los más seguidos pero no por ello son peores que otros con miles de seguidores. Al twitter le faltan botones,  alguno que ponga «Orgasmo» o «My new god».

Cada vez que escribo un tweet que creo que es bueno (cagada que no huele), espero algún RT o algún FAV. Pero no obtengo nada. Después de ver detenidamente mi timeline entro en el perfil de cada tuitero que quiero leer y puedo observar que mi timeline se ha pasado por los huevos muchas de sus cagadas: por eso tengo listas acorde a lo que quiero leer en cada momento. Aún así se pasan por alto muchos tweets. Esta es una de las razones del por qué los pequeños buenos no avanzan tan rápido como deberían: los grandes se comen a los pequeños.

«¿Qué es mejor, un RT o un FAV?» Esta pregunta la he leído muchas veces. Para mí, si eres un pez pequeño, es preferible el RT, ya que si el responsable de ese RT es un pez más gordo que tú, te da a conocer. El FAV (para mi forma de ver) es más para cuando ya has crecido algo más y no necesitas que te «promocionen». Si comparamos los dos sin contar los seguidores, para mi gusto es mejor un FAV, ya que la persona que lo marca lo tiene guardado para poder leerlo cuando le salga de sus partes nobles (o no tan nobles).

Etiquetado , , , , , , ,

Followers: el “¿Quién la tiene más larga?” 2.0

@tonitmorro

Creativo digital y de nuevos medios. Comunicación Audiovisual con una sonrisa 😀 Capitaneo @larotoscopia @enmicastillo y @sdmiscelanea cuando me dejan…

Toni T. Morro

– Hola, me llamo Toni y tengo más de 1500 followers en Twitter…

– Hoooolaaaaa Tooooooniiiiiiiiiiii….

Así es como me he imaginado muchas veces una presentación en una sesión de networking de esas que nos mola tanto hacer a los usuarios de esta red social.

Y es que, en el fondo, una de las cosas que tiene Twitter es que nos ayuda a sentirnos queridos, comprendidos y amados por una cantidad inusitada de personas (de las cuales únicamente tenemos constancia mediante un número).

Esas personas son nuestros «followers»… dios, qué palabreja tan bonita: «followers»… Cada vez que la oigo me da un gustito tremendo…

A diferencia de otras redes, como Facebook o como (jeje) Tuenti, Twitter nos permite confeccionar un timeline a nuestro gusto. Eso quiere decir que podemos seguir a quién nos dé la gana, relacionarnos con quién nos apetezca y no tener que aceptar solicitudes de gente que no conoceremos en nuestra puñetera vida.

¿No es maravilloso?

Con esta premisa, no se tardó mucho en empezar a ver (y usar) el número de followers como un indicativo de la influencia que se tiene en esta red social.

La premisa es bien sencilla: cuantos más followers tengas, más guay eres. No hay vuelta de hoja.

Empezaron a proliferar cuentas que tenían números estratosféricos: mil, tres mil, cinco mil, diez mil… un número que representa para muchos la cantidad de personas que están pendientes de cada gilipollez que suelta esa cuenta y un número que empezó a darse cada vez más importancia.

Ahora, yo me pregunto: ¿realmente es TAN importante el número de followers que se tiene?

Obviamente, depende del uso que se le dé a esta herramienta. Hay mucha gente que utilizan Twitter para mandarse mensajes con sus amigos (función con la cual fue concebido, por cierto); otros lo utilizan para hacer contactos profesionales, promocionar sus creaciones, «crear» chistes o comentarios ingeniosos…

Existen muchos usos para Twitter, pero hay un punto clave que comparten todos ellos: cuanta más gente haya detrás, más uso se le dará.

Esto ha provocado que haya una especie de «obsesión» por este tema.

Lo primero que se suele preguntar a alguien que tiene cuenta en twitter suele ser su número de followers y lo peor es que, conforme ese número aumenta, la admiración por esa persona también parece aumentar hasta límites que superan lo jodidamente absurdo.

El ejemplo más directo que os podría dar es el de mi persona. Muchos de vosotros leeréis este post, veréis el número de followers que tengo y se darán dos escenarios complétamente diferentes:

  • Que tengáis menos followers que yo: leeréis el post hasta el final. Probáblemente compartiréis lo que he escrito y pensaréis que tengo razón en bastantes cosas.
  • Que tengáis más followers que yo: os ha atraído el título. Es posible que leáis hasta la mitad (siendo generosos) y cerraréis el navegador pensando que no tengo ni puta idea de lo que digo.

¿Y por qué sé esto? Muy fácil: yo mismo lo he hecho más de una vez.

Esto no deja de ser una pequeña reflexión, con unas gotas de mea culpa aderezado un poco con la mala leche que me provocan los humos que tienen algunos twitteros (auto)denominados «gurús».

Obviamente no quiero generalizar. En mi experiencia tratando con las llamadas «tuitstars», he conocido a gente maravillosa. Personas que ven en Twitter una herramienta para expresar lo que piensa, comunicarse con la gente y compartir.

En mi opinión, la clave de esta red social está en compartir.

Pero en la otra moneda los hay que ven por encima del hombro a los que tienen menos followers que ellos. Personas que se dedican a vomitar su opinión creyendo que a alguien más que a él le pueda interesar y que, a la mínima discrepancia, tachan al otro usuario con términos como «troll», «tocahuevos» o «no believer» (este último un día os contaré quién me lo soltó).

Y esto sin meter en medio a los mongo-repliers, que son para darlos de comer aparte.

Aquí entra en juego la personalidad de cada uno: los hay que necesitan ser superiores a su interlocutor, los hay que son abiertos al diálogo y los que no.

También los hay que se ofenden cuando les haces unfollow, los que siguen a todo dios para después dejar de seguir y quedar con «balance positivo».

Los hay que piden que les empiecen a seguir y los que dan las gracias cuando les siguen. Y los hay a los que este tema símplemente se la suda a gran escala.

Pero a los que no se la suda, a los que están pendientes de su número de followers todo el día, esa gente que mide el grado de credibilidad (o incluso de respeto) de la persona que tiene delante por la cifra de cuentas que le siguen en Twitter, a toda esta gente le quiero preguntar algo:

¿Habéis probado a preguntar por la calle si os conocen?

Más de un aspirante a famoso se sorprendería de la respuesta.

Etiquetado , , , , , ,