Archivo de la etiqueta: número de followers

Egotuiteros

@pixelillo

Soy geek, soy fotógrafo, soy informático, soy melómano, soy lo que tú quieras en 140 caracteres.

Diario de un píxel

Hay un momento en Twitter en el que sencillamente, nos volvemos imbéciles. Es ese instante en el que contemplas tu contador de followers y observas un buen puñado de dígitos en él. En ese momento piensas “joder, taitantosmil followers, soy un jodido máquina”. En ese momento, amigo lector, es cuando uno deja de ser tuitero y se convierte en gilipollas. Todos o la mayoría que gastamos un par de miles de followers lo hemos pasado. Es cuando Twitter, que poco a poco va contaminándote, acaba llegando a tu ego, y se instala en él. En ese momento cambias tu forma de ser en Twitter. Ya no publicas chorradas, ni hablas sobre cualquier cosa. Ahora cuidas los posts, vigilas la calidad de estos, miras con envidia a otros tuiteros o tuiteras. Pasas de ser un don nadie a ser… un don nadie, pero con varios miles de followers. No eres famoso, sigues madrugando para ir a la oficina y encima nunca sacas dinero de ello, ¡pero eh!, tu ego hace sentirte alguien. Es normal que ocurra esto. En cierta manera, no sólo es culpa tuya. Cada día son más los replies que te dicen lo bueno que eres, y cuando vas a un evento todos te dicen que eres el puto amo y todo eso. Total, que te lo vas creyendo más y más, y acabas siendo lo que todos conocemos como egotuiteros.

A estas horas tengo 4.253 followers. Mi forma de ser y mi entorno han hecho que en muchos aspectos sea una mosquita muerta, y que me sienta un don nadie. Son cosas que pasan en esta vida. No amigos, no tengo ego. No me creo mejor que tú por tener un número X de seguidores. El tener más de 4.000 seguidores no me hace ser un genio, ni ser humorista, o experto en algo. En mi curriculum pone informático, y no influencer. Pero en estos dos años que llevo en Twitter he visto muchas cosas. He visto gente con miles, muchos miles de seguidores que son más normales que tú y que yo, como he visto a personajes, por llamarlos de alguna forma, que con cinco o seis mil followers se creían intocables. Egos que quizás nunca han sido nada y que ahora lo son, o bueno, se cree que lo son por ese invento. Se creen superiores a ti, y esto lo sé por experiencia personal. Incluso hablando mal de alguien sin ni siquiera conocerle. Llámalo envidias, competitividad llevada al límite o sencillamente ser gilipollas. También he visto gente que no era nadie, que era humilde y que poco a poco fue creciendo y que ahora te miran por encima del hombro como si hubiesen llegado a cierto Olimpo. Antes les decías hola y casi te daban un abrazo, y ahora para decirles algo hay casi que pedir hora. Es el EGO, señores, lo peor que se puede dar con esa red social.

Klout, Favstar… llámalo X, el caso es ser el mejor, o sencillamente ser el que la tiene más larga. Lo mejor es que cuando juegas a eso no te das cuenta de muchas cosas. Sí, serás relevante para un buen puñado de personas. ¿Y qué? ¿Crees que acabarán ofreciéndote un libro, un programa o algo por ello? Y aun así, si lo consigues, ¿crees que creyéndote el puto amo lo tendrás más fácil? Sé que la humildad no está de moda, pero de vez en cuando a más de uno en Twitter le vendría bien tomarse una cucharadita de ella.

Sentaos y mirar vuestro timeline. Seguro que veis lo que yo os he dicho. Hinchamos egos, a mí me lo han hinchado, pero hay gente que no ve más allá de la única realidad. Si te dicen que eres bueno, hazle caso al que te lo dice y sigue siéndolo, no te vuelvas gilipollas. En Twitter como en el fútbol, menos Cristianos Ronaldos y más Iniestas.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,
Anuncios