Archivo de la etiqueta: @anaaldea

Creo que me sigue un ninja

@ferendus

Si la punta del lápiz es Roma, ¿la goma es Milán?. Ceci n’est pas une bio. ¡Cuidado con el clon malvado!
http://about.me/ferendus

www.ferendus.com

Ponte en situación: son las 7 de la tarde y decides abrir twitter para ver qué se cuece (o enriquece, en función de tus followings o seguidos) porque desde hace un par de horas que no te conectas.

De repente pinchas en “replys” ó 01110010 01100101 01110000 01101100 01111001 cuando hagan caso y pongan en twitter en binario (y en fabla, bable, galego…y demás idiomas, incluyendo el Klingon o lo que sea que hablen en Holanda) y te encuentras una conversación de tal guisa:

-Buenos días.
-Yo puse un anuncio en el periódico.
-Vende!
-A tu padre.

Lo cual, aunque tú pienses que lo han escrito los guionistas de “Cheers a la española” o el que le hace los chistes a Arguiñano, leído de seguido tiene más sentido que las propuestas de Rajoy para salir de la crisis (pero porque él no tiene ninguna).

¡¡Felicidades!! te sigue un stalker.

Un stalker es ese usuario de twitter que a diferencia del mero lector (que no escribe), interacciona contigo leyendo y contestando cada uno de tus tweets (independientemente de cuándo los escribiste) y normalmente de seguido, que es cuando se conecta (una de las dos veces diarias) a esta red social.

perenne y efímero

Efectivamente, está contestando a las 7 de la tarde a tus buenos días de las 8 de la mañana, a tu pregunta de las 11 de dónde encontrar gente que hable turco. Te asesora a tu chiste de no saber si vender o comprar acciones de Lepe de las 14:00 y adivina a quién te has encontrado en la ducha de casa tallando figuritas de Lady Gaga con el jabón.

Pero esto puede ser aún más surrealista: imagina que tienes un twitter de preguntas que demuestran que recortar en educación está mal (tipo: ¿Francia está en la UE?, ¿existe control sanitario en las lechugas?, ¿€speranza Agurre es inmortal?) y te encuentras con el siguiente timeline:

-Sí
-Oh sí
-Sí
(…)

Parece un guión de una peli porno, un colaborador del programa de María Teresa Campos cuando ella se dirige a él o un aficionado al positivismo que aún no se ha enterado de que eso es una corriente científica. Aunque también puede que sea así:

-xD
-xDD
-Me parto
-(…)

Y entonces crees en el humor del Club de la Comedia. Sí, que te has escapado tú de él o que se haya escapado él…. del público.

Entonces llegan las dudas, las inseguridades, los miedos, la factura del gas.…te planteas…. ¿Me habré hecho famoso?, ¿me habrá tocado algún gurú de camino a la T4?, ¿lo que hace Ramoncín se puede considerar música?… No, lo que tienes es un stalker, que no me prestas atención, lo he dicho más arriba.

Ahora que hemos centrado el tema, vamos a hablar de tipos de stalkers:

  • Saludadores: su única ambición es desear a todo el mundo “buenos días” y no escriben una línea más en twitter. De hecho, alguno se mimetiza tanto con bots de conversación automática que, habiendo desgastado los “buenos días” en twitter, a la hora del desayuno a su familia le dicen, con voz metálica, “su tabaco, gracias”.
  • Ñoños: además de contestar todo lo que escribes, suelen añadir “su firma personal”. Unas palabras o incluso un hashtag con tu lema . Lemas tan azucarados como una promoción de L’oreal a los osos amorosos montados en pequeños ponys cantando canciones de Alex Ubago. Personalmente a mí me hacen gracia, dado que imagino que ponen “vendo opel corsa” y, además de mantener unos niveles de azúcar en sangre recomendados por la OMS, queda gracioso.
  • Acosadores: sí, contestan todo… pero quieren saber más. Y hacen preguntas. A esos te los imaginas de repente en tu portal, esperándote sonriendo, con esa sonrisa como la que tiene Ana Botella cuando le preguntan sobre los inmigrantes en Madrid, que sabes que te vas a cagar.
  • (….)

Y eso, ¿cómo se cura? Tranquilo, normalmente son inofensivos y se cauterizan sólos… o los bloqueas, lo que suceda antes.
¿Has reconocido a alguien en esta definición? ¿Te has reconocido a ti mismo? Sí, a veces pasamos etapas stalkers (en el manual del Macho Español editado por Ágata Ruiz de la Prada, sección “acoso y derribo” en el epígrafe “formas de ligar”)… y a veces funciona… mirad si no mi caso con @anaaldea.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,

Una tarde de verano en el pueblo

@anaaldea

… go with all your heart
Estaba esperando la casualidad de mi vida

En modo esponja

Hay un lugar… Donde encontré amigos, amores, compañeros, sueños. Un lugar que me llevó a alguna cama de la que salí con una sonrisa y en la que me quedé más tiempo del que debía. Un lugar que me llevó a “cualquier otra parte” y me dejó a los pies de un volcán en la España de ultramar y a la cima de otro que estaba al otro lado del charco. Un lugar en el que conocí a un marido que no es mi marido, a una madre que no es mi madre y a los que quiero como si lo fueran.

Un lugar donde eché raíces y crecí. Lo suficiente para saber que es sólo una parte del mundo. Maravillosa, pero una parte.
Un lugar que me trajo la sonrisa de Gon, los abrazos de Davi, a un Juan que no sabe abrazar, los domingos de filmoteca. Donde estoy. Vine arrastrada de ese lugar. Pero no es mi lugar. Ni el de nadie. Un lugar sin pájaros ni flores, ni atardeceres, ni lluvia. Y lleno de gente dispuesta a compartir pájaros, flores, atardeceres y  lluvia.

Como en todos los lugares hay gente que quiere poner carteles, como en los parques, de “prohibido jugar”. Y como en los parques la gente juega, porque este lugar no es de nadie, aunque tenga dueño. Y los carteles se ponen por consenso. O no se ponen. O se ponen y se quitan.

Ahora, el lugar está de moda. Y sale en la tele. Y le ponen nombres a las cosas en inglés. Y parece que ser de aquí “mola”. Como Getafe, que antes fue un pueblo, aunque nadie se acuerde. Y muchos seguimos saludando a los amigos, no levantando una ceja como hacen en @fresnedillas, pero sí saludando por la mañana a los amigos. Y eso nunca sale en la tele. Porque un montón de amigos que se paran a charlar en un lugar nunca será noticia. Y vendrán los hombres grises a decir que aquí no se puede saludar. Y seguiremos saludando y sin salir en la tele. Y mi madre nunca sabrá que twitter es sólo un lugar lleno de gente, más buena que mala. Pero gente. Un lugar al que quiero y odio. Un lugar donde he sido feliz. Como una tarde de verano en el pueblo.

un milagro

Etiquetado , , , , , , , , ,